La redención de Jordi Masip

Jordi Masip llegó en el 2017 al Real Valladolid procedente del F.C. Barcelona. En esta misma temporada, el conjunto blanquivioleta logró el ascenso a Primera División y el portero catalán se consagró como titular indiscutible. Jugó un total de nada menos que 46 partidos encajando 58 goles.

“Cuando llegué encontré un club muy familiar y cercano, en el que todos vamos a una”

Temporada 2018/2019

En el regreso del Real Valladolid a la división de oro del fútbol español Jordi Masip se erigió como uno de los mejores guardametas de la competición, llegando a sonar su vuelta al Camp Nou como suplente de Ter Stegen. Este trató no se llegó a llevar a cabo finalmente ya que el conjunto blaugrana hizo un intercambio: Neto por Cillesen con el Valencia.

Durante esta temporada Masip jugó un total de 3.150 minutos, realizando más de 100 paradas y deteniendo 8 penaltis. Las nueve jornadas en las que dejó su portería a cero fueron claves para la permanencia del conjunto vallisoletano, que no destacaba especialmente por su efectividad ofensiva. El portero, que fue criticado por sus problemas a balón parado y su falta de salida y juego por alto, perdió momentáneamente la titularidad, pero su sustituto y competencia, Yoel, dejó un sabor tan amargo en Zorrilla en sus escasas intervenciones, que el guardameta catalán volvió para reclamar lo que era suyo: la portería del Real Valladolid.

Temporada 2019/2020: el “caso Lunin”

Aunque las críticas seguían existiendo en un sector de la afición, parecía que no había dudas sobre quién ocuparía el puesto de titular en el conjunto blanquivioleta. Pero el club necesitaba un portero suplente, y aquí es donde aparece la figura de Lunin. El guardameta ucraniano, gran promesa del Real Madrid, llegó al club castellano al final de un accidentado mercado de fichajes para el club blanco. Las grandes expectativas que se habían creado sobre este jugador hacían pensar que se alternaría la titularidad con Jordi Masip o incluso se la arrebataría, pero esto no fue así. Jordi Masip era y sigue siendo el portero titular del Real Valladolid, se lo había ganado defendiendo el escudo en el ascenso y la permanencia.

La presión aprieta

Toda esta situación hacía que las actuaciones de Masip fuesen revisadas con lupa, recibiendo un volumen de críticas nunca visto y desde mi opinión, desproporcionado. La afición del Real Madrid bombardeaba las redes sociales del Pucela exigiendo la titularidad de un jugador en el que ni ellos habían confiado para ser suplente de su equipo. La situación se volvió insostenible, pero el Real Valladolid se mantuvo firme en sus decisiones y Lunin terminó marchándose cedido al Real Oviedo en invierno. Nadie en Valladolid dudó nunca de la valía del joven portero, pero la temporada de Masip no era suficientemente mala como para sentarlo. La marcha de Lunin precipitó la vuelta de José Antonio Caro, que estaba cedido en la Ponferradina.

La crítica no descansa

A raíz de la marcha de Lunin, la afición madridista desapareció, pero ya había dejado marca en los aficionados del Real Valladolid, que se volvieron muy críticos frente a las actuaciones de su portero y rápidamente lamentaron que este no tuviese a alguien en el banquillo que le disputase la titularidad. Daban igual las paradas salvadoras que realizase, si salía mal por alto, era el peor portero de la Liga.

Pero Jordi Masip no se rendía. Al retomar la competición después de la pandemia, demostró de qué estaba hecho, parando un penalti a Iago Aspas que acercaba a los blanquivioletas un poco más a la permanencia. Tras el bajo nivel que ofreció Caro en su debut frente al Atlético de Madrid, Masip volvió de manera indiscutible a la portería del Real Valladolid. Ha llegado el momento de su redención.

Masip detiene un penalti a Iago Aspas | Foto: @realvalladolid

Y, ¿ahora qué?

Hasta el momento en el que se escribe este artículo, Masip ha jugado un total de 2700 minutos con el Real Valladolid, parando seis penaltis (sin contar el penalti parado a Leo Messi, que mandó repetir el VAR por la posición de los pies del guardameta). Ya ha dejado su portería a cero en nueve ocasiones (las mismas que la temporada pasada, aún con jornadas restantes) y ha realizado 75 paradas, siendo en invierno, según sus números, el tercer mejor portero de la Primera División, solo por detrás de Unai Simón y Aitor Fernández.

Jordi Masip | Foto: @realvalladolid

Masip tiene contrato hasta 2022 con el Real Valladolid y a la espera de la renovación, solo me queda decirle una cosa:

 

Jordi, gracias por ser uno de los nuestros.

 

Foto de portada: @realvalladolid

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

1.104 comentarios en «La redención de Jordi Masip»