El último servicio de Bruno y Cazorla termina con victoria

El Estadio de La Cerámica acogió su última jornada de LaLiga Santander en un partido que enfrentaba a Villarreal y Eibar con resultado final de 4 a 0. El partido, sin nada en juego, estuvo marcado por la despedida de dos leyendas groguetas como son Bruno Soriano y Santi Cazorla.

Villarreal CF 4-0 SD Eibar

El encuentro comenzó sin demasiada intensidad por parte de ambos conjuntos y no se produjeron ocasiones claras hasta el minuto 20, cuando el Eibar tuvo una doble oportunidad para adelantarse en el marcador. Remate de volea dentro del área por parte de Kike que detuvo Andrés Fernandez y en la continuación de la jugada De Blasis remató de cabeza por encima del larguero. Charles también quiso probar al meta del submarino con un disparo de fuera del área.

El Villarreal realizó el primer aviso dos minutos después mediante Gerard Moreno, que sería un preludio de lo que sucedería al final del encuentro. En esta jugada el delantero español hizo una buena acción individual dejando atrás a su defensor pero su disparo con la diestra se fue ligeramente desviado.

Cazorla demostró que aún le queda mucho fútbol en las botas

En la segunda mitad hubo un dominio local evidente bajo la batuta de Santi Cazorla. El asturiano realizó un enorme partido, sobre todo en los segundos 45 minutos y dejó claro que, pese a marcharse de LaLiga, la clase se le sigue cayendo de los bolsillos. Seguramente, si en el utópico caso de que alguien no supiera quien es Cazorla y viera este partido, pensaría que se trata de un jugador en el apogeo de su carrera futbolística.

En el minuto 70 Santi pintó su última obra de arte en Villarreal con una gran pase al espacio que Zambo Anguissa se encargó de enviar al fondo de la portería tras un recorte con el que se quedó mano a mano con el portero.

Cazorla y Bruno en su despedida / Foto: @VillarrealCF

La mejor despedida posible

Los últimos 10 minutos estuvieron cargados de un alto componente emocional con las sustituciones de Cazorla y Bruno, los cuales salieron ovacionados por las personas presentes en el estadio y seguro que por todos los aficionados al fútbol que lo vieron desde casa. Además, en este deporte no hay mejor homenaje y celebración que los goles y esos fueron los que Gerard Moreno y Moi Gómez dedicaron a sus compañeros.

En el minuto 86 Gerard anotó en 2 a 0 con un disparó a la escuadra desde dentro del área. En el 89 repitió con un disparo cruzado, certificando su doblete para convertirse en el máximo goleador nacional de la Primera División con 18 tantos. Por último, en el 94, Moi Gómez finiquitó el encuentro y la temporada con el definitivo 4 a 0. El Villarreal cierra este año quinto clasificado y el Eibar, de momento, decimocuarto.

Foto de portada: @VillarrealCF

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

125 comentarios en «El último servicio de Bruno y Cazorla termina con victoria»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.