Sangre, sudor y VAR

No ha faltado la polémica en el derbi más famoso de Inglaterra. Everton y Liverpool volvían a verse las caras en el mítico Merseyside. Aunque el partido ha terminado en tablas, el resultado podría haber sido otro completamente distinto en un partido marcado por la agresividad, el VAR y los porteros.

Everton 2 – 2 Liverpool

Si algún espectador se entretuvo un poco antes de poner el partido, es bastante probable que se perdiese el primer tanto del encuentro. Los reds se adelantaron en el minuto 3 de la mano, o de la bota, de Sadio Mané. El extremo introdujo el balón en la red tras un excelso pase de Robertson, ante lo que Jordan Pickford no pudo hacer nada.

Si el partido ya había empezado «calentito», no tardaría mucho en arder. Cuatro minutos después, Virgil Van Dijk sufrió una dura entrada del guardameta de los toffees y abandonó el terreno de juego lesionado, siendo sustituido por Joe Gómez. A los ojos de cualquiera, la entrada de Jordan «the butcher» Pickford, era clara tarjeta roja y, por consiguiente, penalti.

A pesar de esto, el portero continuó todo el partido sin ser amonestado debido a que toda la acción fue invalidada por un fuera de juego milimétrico del central neerlandés. El VAR revisó el posible penalti y ni siquiera entró a revisar la tarjeta roja. Veremos para cuánto es la lesión y si Klopp podrá contar con Virgil para el primer partido de Champions League.

El Liverpool no mantendría su ventaja durante mucho tiempo, ya que en el minuto 19, Michael Keane ponía el 1-1 en el marcador con un remate de cabeza. No hay que quitarle mérito al defensor del Everton, pero Adrián San Miguel cometió una de sus ya míticas «cantadas» y sigue dejando muchas dudas como arquero suplente del Liverpool.

Igual que a todo cerdo le llega su San Martín, a todo gol le llega su lesión, y Coleman sustituyó a Ben Godfrey en el minuto 31. A pesar de varios intentos del Liverpool desde fuera del área, el marcador no se movió y nos fuimos con este resultado al descanso.

El Everton celebrando el gol del empate | Twitter: @Everton

Llega el momento de las estrellas (y de estrellarse)

El balón comenzaba a rodar de nuevo por Goodison Park. El Liverpool quería postularse como el rey de la ciudad y es por esto que no dejó de intentarlo una y otra vez. La banda izquierda de los reds era un infierno para los toffees, pero a ver quién para a Mané y Robertson. La dinámica dupla que consiguió el primer gol del partido. Aun así, el marcador seguía indicando el 1-1, ya que Jordan Pickford se creció y nos dejó una serie de paradas de las que sentirse orgulloso. Pero aquí no acaba todo, damas y caballeros. Mohammed Salah consiguió marcar en el minuto 72 el segundo gol para su equipo, alcanzando la friolera de 100 goles con el club desde llegó, ¡y qué mejor escenario para hacerlo!

Salah celebra su gol número 100 con el Liverpool | Twitter: @LFC

Pero el Everton aún no había dicho la última palabra. Calvert-Lewin, goleador del conjunto local devolvió el empate a Goodison Park y sumó una diana más a su cuenta particular. ¿Creéis que será el máximo goleador de la competición?

Si no puedes con tu rival, pártele las piernas

A nadie le gusta que un derbi termine en empate, así que el Liverpool se puso manos a la obra en hacer lo que mejor se le da: ganar partidos en los últimos minutos. Pasado el minuto 90, llegarían los minutos más intensos del partido. Richarlison quiso animar un poco el ambiente e intentó que la gente olvidase aquella posible tarjeta roja de su colega Pickford, así que decidió hacer una entrada criminal a Thiago Alcántara para darle la bienvenida a la ciudad de Liverpool. Richarlison recibió una roja directa y fue expulsado. Desde aquí queremos resaltar el buen ejemplo de compañerismo que mostró el brasileño al hacer que la falta de Pickford quedase en el olvido.

Después de esto y con el partido a punto de concluir el Liverpool se dio cuenta de que aún tenía que marcar un gol, así que su capitán Jordan Henderson decidió ponerse los galones y anotarlo él mismo. Una pena que el VAR despertase y decidiese anularlo por un fuera de juego previo, y de nuevo milimétrico. ¿Vosotros qué pensáis?, ¿dónde debería estar el límite del VAR?

Y esto es todo, damas y caballeros. ¡Hasta el próximo derbi de Merseyside!

Foto de portada: Twitter | @LFC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.